12 abr. 2011

Como el Cid...


CLAUDIA COLLADO / SARA CIPITRIA. Torrelavega


912 años después de que por esos caminos pasara Rodrigo Díaz de Vivar más conocido como el Cid Campeador, un grupo de alumnos del centro recorrimos los mismos pasos que el Cid desterrado dio en su exilio.




El día 29 de marzo a las ocho y media el autobús abrió sus puertas, el que nos haría llegar hasta el lugar de nacimiento de Rodrigo Díaz de Vivar. Llegamos a las diez y media de la mañana. Ya allí, nos repartieron los papeles que servirían para la gymkhana de todo el día y nos ofrecieron unas explicaciones de cómo teníamos que funcionar. Retrocedimos hasta los monumentos de la legua 0, la estatua de la Alondra (un pájaro), el mapa del destierro del Cid y monumento al mismo. Cuando llegaron las once emprendimos el largo camino de 10 kms hasta la ciudad de Burgos. A medio camino realizamos una parada en la cual repusimos fuerzas y charlamos todavía más; seguidamente, continuamos con el costoso tramo que quedaba, llenos de mucho barro y polvo llegamos a la ciudad. La sorprendente catedral fue lo primero que pudimos contemplar. Antes de visitarla comimos al lado del río Alarzón ya que no teníamos fuerzas para admirar el interior de la catedral y al terminar de comer visitamos ya repuestos del todo la majestuosa catedral; allí también teníamos que realizar pruebas. Al terminar la visita por la catedral nos dejaron dos horas de tiempo libre para terminar de completar la gymkhana que empezamos en Vivar del Cid, la iglesia de Santa Águeda, el solar del Cid, el arco de Santa María, el puente de San Pablo, fueron algunos de los monumentos que había que visitar para realizar las pruebas, que consistían en completar versos y preguntas y realizar fotos. A las seis de la tarde terminó nuestra visita a la bonita ciudad, a las ocho ya estábamos de nuevo en Torrelavega. Fue un viaje que nos permitió averiguar todavía más cosas sobre el Cid Campeador.

No hay comentarios: